Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘carmen garrido ortiz’ Category

Detestables las niñas del hada madrina,
las que nunca se lavaron los dientes con cuchillas de afeitar
y se humedecen los ojos con agua de colonia para que
también les huelan esas concavidades de rimmel en el
techo y antiojeras en los bajos.

Las otras se perfuman las llagas para no ser menos,
que también las malhadadas tienen derecho a la toilette.
No vaya el puñal a ser la cotidianeidad de unas y Clinique
el día a día de la futilidad total de las amadrinadas.

Esas niñas Clinique nunca necesitaron recolocarse en
ningún hueco
porque ellas no caen como chinchetas de las de medio pelo.
Las otras tienen que volver al agujerito propio cada día,
a sabiendas de que cada vez está más ancho y de que
volverá la gravedad a atraerlas.
(En los huecos de las paredes no viven duendes sino
mujeres achicadas a base de golpes).

Las otras no se lavan el pelo con amoníaco,
no les hacen el amor y no se miran al espejo más que
para contestarse con agravios,
duras imprecaciones y denuestos faltos de finura
de colegio francés.
Do you mind if I smoke? -whispered with a guileless smile.
(Se me olvidaba que las Clinique no fuman…)

Las otras rehúyen la autocomplacencia, vomitan en las
fundas de almohadas
y escriben notas en las paredes, las mejores confidentes.
De vez en cuando, se clavan alfileres en las palmas de las
manos y se cosen los párpados con pespunte, para no
volver a mirar más al dolor de frente.
(El dolor es un personaje de Benedetti, gris, gris).

Las otras se ponen los jeans del desafío, de batalla contra el
padrastro en la uña pintada, enconado en la herida.
Y lo arrancan a mordiscos, y se beben la sangre, aunque
saben, a ciencia cierta,
que volverá a salir.
(La Mercromina se confunde con el rojo del esmalte…)

Andan las otras encorvadas, con los dolores perpetuos entre
atlas y axis.

Allí se arracimaron los nervios y los pánicos, aunque
puedan, todavía, voltear la cabeza
cuando las llaman con nombres extraños.
(Siempre queriéndose desprender del ser propio…).

Las otras tuvieron en sus manos un día la posibilidad
de la muerte,
y tal vez la saludan con demasiada asiduidad.
Siempre soñaron con ser estatuas yacentes de recortado
perfil monárquico.
Pero temen el pozo de aquella Miss Harriet de Maupassant.
(Las inglesas nunca mueren por amor, son poco líricas).

Ay de las otras, las de la singladura imperfecta, que la vida
maltrató.
Siempre las piernas cerradas y listas para la huida,
las guedejas de pelo enmarañado cortado con la navaja,
el aire siempre rodeado del olor de la tristeza.
(La tristeza huele a limones y a orines de viejo).

Las otras no mueren porque no viven.
No se ríen porque voló la guturalidad de la carcajada.
Sólo poseen la certeza absoluta de que
ellas usan radicales libres con olor adquirido, marca
indefinida, nunca Clinique.

Read Full Post »

[Destilaciones obtenidas de: La hijastra de Job. Carmen Garrido Ortiz. Premio de Poesía Andalucía Joven. Ed. Renacimiento. 1ª edicion, febrero de 2009.]


Estoy nevando.


Hora de guardia para las Furias.


La figurita desvalida fue saliendo de los pechos maternos.


Delfos sabe de lo que llaga el dolor, de lo que grita una mujer antes de haber parido un monstruo, siempre poético.


Algunos están serrando un olmo centenario para las chimeneas de su vida futura.


Alguna braga con olor a semen de posguerra, fértil y hambriento.


Alguien pone el aire acondicionado y los ojos verdes comienzan a abanicarse.


Ahora, podrías ser un lord de club inglés muy privado, muy de ajedrecistas misóginos, ésos que sólo adoran a la reina del tablero y discuten sobre la angustia.


tu cuerpo pequeñito partió metido en el reloj de pie del salón.


Por eso, un televisor, un día, amaneció muerto.


Temo que alguien me deposite como una botella y me eche al mar, sin que nadie lo sepa.


la nuca del Altísimo cae sobre el mantel, comprimida por el atroz sufrimiento de la artrosis más vieja del mundo. Los periódicos siguen llorando a las puertas del cielo.


Cuando viene la noche, los románticos propietarios de algunos coches se detienen debajo de la balconada para escuchar mis gorjeos.


Y yo pensaba en ti como en la reencarnación de Salomé, sirviendo cabezas -la mía- aquí y allá


No hay purificación en el dolor. No hay éxtasis. Es el predio de la soledad más absoluta, más íntima, más desconocida.

Read Full Post »