Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘destilaciones’ Category

destilaciones: elena medel

[Destilaciones obtenidas de: Tara. Elena Medel. Ed. DVD. 2ª edicion, Romanyà/Valls, marzo de 2007.]


El universo medía ochenta metros cuadrados. Disponía de una cocina minúscula en la que embadurnar las tardes, su voz olía a violeta, un balcón a la avenida desde el que comprobar que ningún cuerpo desobedecía a su órbita.


bajo la lengua, una brújula apunta al suelo:
el mecanismo de la vida de mi hija me vino por correo aéreo, desmontado


igual que el viento decreta qué árboles no sirven


Ella creció con un vestido negro atado a los tobillos


En la familia de mi madre los hombres no viven más de cuarenta años. A las mujeres nos crecen las líneas de la palma de las manos, por el brazo ascienden a plagarnos el rostro, de un vistazo proclaman nuestra edad, naturaleza abierta.


Con un cuchillo
hasta catorce años
me conté


En el infierno han reservado un sofá propicio para mis hermanas. Yo estoy sentada, dormida junto a Ella, y tomo su mínima mano que sangra,
tomo su mínima mano con fuerza hasta que escucho quebrársele el dedo anular, pero el dolor lo siento yo, junto a ella


nos pasa cuando vamos al campo y nuestros padres se alejan en el coche, mareando los párpados al aire.


Hay mujeres bilingües sólo ante los desconocidos.


Rut hiere cuando habla, convierte las heridas en valles que repoblar


Tus zapatos son mágicos, me dijo.Pierde uno y ganarás un marido. Vende dos y ante ti se revolverán las semillas de tu reino.


Cuándo aprenderás a no mostrarme álbumes de fotos con gente a la que has sobrevivido.


Sus palabras bailarán en mi cabeza, hibernarán en una estantería y las calentaré cuando las necesite


rezo para que tu descanso siempre eluda la paz


y mis ojos
resbalan en mis manos
húmedos
como el pez del invierno


La noche de tu muerte
Dios acribillaba a gargajos el cristal de mi ventana.


Mi corazón perverso se ha calmado

Read Full Post »

[Destilaciones obtenidas de: El pez místico. Nuria Ruiz de Viñaspre. Ed. Olifante. 1ª edicion, Zaragoza, 25 de abril de 2009.]


Hay un pez en mi sexo


mordí el anzuelo de su boca
y perdí mis extremidades
entonces, cuando todo fue turbulencia
olvidé mi hermética transversalidad


¡qué muerte segura cualquier día de sol!


¡qué espectáculo de sangre flotando rota!


¡qué hermética su materia
fijada en el ancla de mi vida!


sería gimnasta de suelo sin pecera


una arruga sin mapa
un atlántico necio
una lavadora exaltada
un pez con traje limpio


¿Tanto te pesa el agua?


Nuestras voces son tan líquidas
suaves y alargadas
son voces que nunca chocan
contra ningún objeto


Su silencio hecho sal
aplastó mi cabeza


soy como ese animal sagrado
sacrificado por el verbo
ahogado por un ansia que le condujo
a la más absoluta imperfección


Ahora sólo soy un cuerpo
un lugar
un espacio al sol


Tengo flotando en mis ovarios


Emigrantes mudos en ensordecedores cuerpos


están dentro
materializándose bajo mis manos
mientras excavo espinas en sus puntos cardinales
pequeña bestia amnésica recién reconstruida


cómo no me di cuenta


que en este legítimo error de suicidas
te acechabas a ti mismo

Read Full Post »

[Destilaciones obtenidas de: La hijastra de Job. Carmen Garrido Ortiz. Premio de Poesía Andalucía Joven. Ed. Renacimiento. 1ª edicion, febrero de 2009.]


Estoy nevando.


Hora de guardia para las Furias.


La figurita desvalida fue saliendo de los pechos maternos.


Delfos sabe de lo que llaga el dolor, de lo que grita una mujer antes de haber parido un monstruo, siempre poético.


Algunos están serrando un olmo centenario para las chimeneas de su vida futura.


Alguna braga con olor a semen de posguerra, fértil y hambriento.


Alguien pone el aire acondicionado y los ojos verdes comienzan a abanicarse.


Ahora, podrías ser un lord de club inglés muy privado, muy de ajedrecistas misóginos, ésos que sólo adoran a la reina del tablero y discuten sobre la angustia.


tu cuerpo pequeñito partió metido en el reloj de pie del salón.


Por eso, un televisor, un día, amaneció muerto.


Temo que alguien me deposite como una botella y me eche al mar, sin que nadie lo sepa.


la nuca del Altísimo cae sobre el mantel, comprimida por el atroz sufrimiento de la artrosis más vieja del mundo. Los periódicos siguen llorando a las puertas del cielo.


Cuando viene la noche, los románticos propietarios de algunos coches se detienen debajo de la balconada para escuchar mis gorjeos.


Y yo pensaba en ti como en la reencarnación de Salomé, sirviendo cabezas -la mía- aquí y allá


No hay purificación en el dolor. No hay éxtasis. Es el predio de la soledad más absoluta, más íntima, más desconocida.

Read Full Post »

[Destilaciones obtenidas de: Recortables. Elia Maqueda. Anidia Editores. 1ª edicion, 2008]


estás increiblemente metálica esta mañana


una princesa africana
canta dentro de un espejo


sueños interminables saliendo de las antenas de televisión


no me habría partido las muñecas en el nombre de una ciudad.


Pásalo bien en las nubes
-decías-
y se colgaron de golpe
todos los teléfonos.


las ciudades grandes exigen poemas grandes, llenos de gritos y de agujeros


quiero que os déis, traquilos, en este poema en París, siempre, y en este poema.


y es que por fin ha llovido a este lado del espejo


de esta maqueta de campo de batalla
a escala real


en un tejado lleno de humo no muy lejos de ese parque tan precioso donde te ponen pulseras de cariño
y puedes sentarte a respirar


Y toda esta vida que tengo dentro
que ya no sé por dónde sacarla
sin que corte ni explote ni envenene


los abrazos y los brazos que guardo dentro del pecho.


y una docena de pares de ojos que nunca se cerrarán en las fotografías.

Read Full Post »

[Destilaciones obtenidas de: Perla provocada. Julio Reija. Ed. Icaria Poesía. 1ª edicion, diciembre de 2008. Barcelona]


van las arañas
cosiéndole los sitios
a la neblina


sin recordar
que ya lo hizo ayer
se abre la rosa


me encaramo
trepo por ramas nuevas
serrucho en mano


vuelvo al camino
el agua de la fuente
viaja en mi barba


bajo la lluvia
boquean los gusanos
espera el mirlo


mar atrapado
en la huella de un niño
que anda ya lejos


jardín de viento
las hayas que se van
plumas sin alas


las hojas secas
mortaja del verano
piel del otoño


tantas • estrellas
y • llenando • los • huecos
polilla • blanca


una señora corre
tras una niña
que simplemente corre


cuelga vacío
de la grúa el contáiner
se oyen ballenas


abren la acera
la tierra se ha podrido
bajo su lápida


lejos de la ciudad
hasta perder
la desorientación


querrá pasar por hoy
cuando venga
mañana


a la mano y al cáliz
se adapta el agua
pero nunca se inclina


flor de ciruelo
tan fugaz que sobraron
estos dos versos


casi no hay sitio
entre el ojo y el verso
para el autor


fin de la historia
el jardín vuelve al bosque

Read Full Post »

[Destilaciones obtenidas de: De lo que viene como si se fuera. Carlos Piera. Ed. Hiperión. 1990. Madrid]


No se puede escribir la tormenta
sin encender la luz.
No se hace historia de un relámpago.


automáticamente intento, como el ciego
que dice «ya lo veo», imaginarnos.


Ya no envidio al eunuco, al enteramente aceptable,


Como aquel que ha nacido superfluo
y ha mostrado, en distintos viajes, que lo era
y llega a donde no era nada y dicen: Hombre,
no te necesitábamos aquí. Ya sé, contesta,
pero no sé por qué,


un saber de que duro lo que dura mi imagen.


y si algo se aprende
es que el laberinto lo enseñan algunos por unas monedas.


porque salir nunca es salir con vida.


Los animales bidimensionales
inventamos abismos en láminas,


codos
para servir de horca


Muerto el espejo que educadamente
hacía de ti un fauno,


De ninguna parte y no sabe cantar.
Vivir es en él ese estar apostado, venir
es en él haber muerto en nosotros.


Hay cada vez más muebles en las habitaciones.


Hay poesía sólo porque hay muerte;
lo demas puede ser, o no, la vida.


Pero es que decir la verdad
no es bastante,
hay que decir exactamente qué es verdad.


La que mueves el sol, con estas viejas máquinas,


no tengo tiempo de dejar la máscara
y mi mano hacia el muslo va cada vez más tímida.


Indiferencia, dame
el nombre exacto de las cosas.


la pura voz es pura voz de mando.

Read Full Post »

[Destilaciones obtenidas de: Transmutaciones. Pilar González España. Ed. Torremozas. 1ª edicion, septiembre de 2005. Madrid]


primero: destruir
retroceder al cero
especializarse en la nada

segundo: ESTAR
la parte más difícil del olvido


tela invisible tejida por un ciego


ella
se columpia en la ausencia
de dos árboles


sombra
de espesor humano
frente
a una hoja de papel
ardiendo.


alimento
y cuido al silencio
como a una planta
que no ha de ver nunca
la luz


dentro
en su semilla
el dolor se RESQUEBRAJA

de su ruido
nace un árbol


me dije «acéptate»
y me quedé
me quedé para siempre
llamando a una extraña puerta
que nunca se abrió


mi gato
tras la puerta cerrada
MAULLA
quiere entrar a este poema
en el que no cabe


escribir para que nazca otra luz
que el amanecer desconoce


GRItar dentro de un griTO


sólo decir lo que hay

decir más
es un error
o una trampa


parémonos en este paisaje:
cada uno
al extremo de un larguísimo puente
abajo un río de aguas
salvajemente quietas

donde estás tú
mirándome
amanece un sol asesino

donde estoy yo
esperándote
amanece una luna muerta


al final
siempre me devuelves
de otra forma

mi silencio

Read Full Post »

(Porto, 9 de julio de 1900 : Lisboa, 8 de febrero de 1984)

[acerca del dolor]
Y, en ciertos momentos de penumbra,
me hace igual al paisaje;
surge en mis ojos
cogido a un pájaro muriéndose
en un cielo indiferente.



las plantas se han equivocado y han dado incendios
en vez de rosas



las aves de los hilos telefónicos se alimentan de palabras


La palabra árbol no es un árbol,
momento de sombra,
ni la palabra sol quema la piel de las manos.
Y hasta hoy nunca he visto volar a la palabra ruiseñor.

Ah, si pudiese pegar en el papel el canto de los pájaros,
el desgarramiento concreto del canto de los pájaros,
y esta mano de sol que crea
la invención de las flores.



De repente me he acordado de la escopeta
que escondí en los versos por culpa de la policía
y no sé dónde anda.
(…)
…herrumbrosa quizá
pero todavía útil en las paradas de niebla
con cartuchos de lágrimas
(de lágrimas secas)
para matar a los hombres y llorarlos luego.



El frío es el semen de las piedras
(…)
Si yo al menos construyese
la casa en un terreno de cristal
que mi mirada atravesase

Read Full Post »