Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3 diciembre 2011

PO-ÉTICA

Hay un tiempo
en que la leña arde en el paraíso
climatizado
de los seres prudentes.
En un mundo sensato
comedido
donde ya nada nuevo es necesario.

Un momento preciso
para volver a casa cada día
y rebañar a solas
la miel del desencanto,
la rebanada fría del dolor.

Dentro de tu edificio
hay una vibración imperceptible
que avanza sin querer,
                          como un desprendimiento
de nieve encadenada
que quisiera cegar la oscuridad.

Es el frágil temblor
              de un alud que iniciara
su descenso,
la quemadura blanca
de una noche interior que se vacía
en el mismo momento en que la nieve
desbroza su letargo,
                                  su breve oscuridad,
y una niña olvidada
sostiene en algún mundo una cerilla,
minúscula claridad
que emana de la sombra y del silencio.

La clarividencia de la noche
borra los espejismos de la luz.

Ya sólo es cierto
que esa luz nos obliga
a descalzar el alma,
            a contemplar por fin
la otra claridad,
            aquella que se esconde tras la luz.


ANOREXIA

Ella
sueña con despertarse en otro cuerpo,
un cuerpo ingrávido que ruede
                                        o se deslice
en el silencio inservible
de las cosas.

No se deja tocar.

En su única isla
habitan maniquíes
que saquean las despensas vacías
del corazón.

Se irrita cuando hay algo
que llevarse a la boca.
Ella sueña senderos voladizos
que hagan caer su sombra
entre la nieve.

Su peor pesadilla:
                                engordar alimañas.


DESAPARECIDOS (2)

Tras los muros de esta ciudad insomne
se ocultan unos cuerpos
                           unos nombres
que no sobrevivieron
a alguna despedida.
Bajo la piedra
                  se esconde un cauce oculto
un manantial de cal itinerante,
un corazón talado
                  que sangra todavía.


X

El ciego despuntar de la nevada
prende la claridad entre los dóciles.

Acaricio mi muerte.

El dolor se aposenta sobre las criaturas
que se dejan vivir.
Aquellas
que sólo se alimentan
                         de láudano y miseria.


LUCHO EN TODOS LOS FLANCOS

A veces me pregunto
cómo avanzar tan viva hacia la muerte.

Sacuden mis heridas,
                me arrasan la memoria,
entronizan la larva del vacío.

Mi cuerpo es una cápsula
que prende en la vigilia.

Una funda vacía,
una cáscara muda
                           a punto de estallar.


Discordia de los dóciles. Rosana Acquaroni. Olifante Ediciones de Poesía. Colección Olifante. 2011.

Anuncios

Read Full Post »