Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘elena conchello’

Dos citas confluyen aquí.

En primer lugar un artículo de Batania titulado Umbral, tío, tron, donde puede leerse lo siguiente en referencia a Francisco Umbral: También les dirán que escribió 126 libros, pero tampoco es cierto: yo me los he leído y atestiguo que lo que verdaderamente hizo fue escribir el mismo libro 126 veces.

En segundo lugar, un fragmento de un poema inédito de Elena Conchello:

para el que osa repetirse,
no le queda más que satisfacer su juego con la masa

Cada vez que me siento a escribir me enfrento a una idea sencilla y terrible: sólo tengo una oportunidad de alcanzar este poema.

La psicosis organizativa que sufro antes del acto y la fantasía de endiosamiento que se erige después del mismo, no valen nada, nada, en comparación con la sangre de ese instante.

Olvido mis poemas. Todos y cada uno de ellos. Especialmente los que fueron escritos hace un momento. Y cuando tengo problemas para seguir olvidando, sé que ha llegado el momento de enfrentarme al libro.

Anuncios

Read Full Post »

A Manuel Menassa, gracias por dar voz a este poema de León Felipe. A Elena Conchello, gracias por el espacio donde la voz camina. A mis oídos, gracias (por obvias razones).

A todos los judíos del mundo,
mis amigos, mis hermanos

Estos poetas infernales,

Dante, Blake, Rimbaud

que hablen más bajo…

que toquen más bajo…

¡Que se callen!

Hoy

cualquier habitante de la tierra

sabe mucho más del infierno

que esos tres poetas juntos.

Ya sé que Dante toca muy bien el violín…

¡Oh, el gran virtuoso!

Pero que no pretenda ahora

con sus tercetos maravillosos

y sus endecasílabos perfectos

asustar a ese niño judío

que está ahí, desgajado de sus padres…

Y solo.

¡Solo!

aguardando su turno

en los hornos crematorios de Auschwitz.

Dante… tú bajaste a los infiernos

con Virgilio de la mano

(Virgilio, «gran cicerone»)

y aquello vuestro de la Divina Comedia

fue una aventura divertida

de música y turismo.

Esto es otra cosa… otra cosa…

¿Cómo te explicaré?

¡Si no tienes imaginación!

… no tienes imaginación,

Acuérdate que en tu «Infierno»

no hay un niño siquiera…

Y ese que ves ahí…

está solo

¡Solo! Sin cicerone

esperando que se abran las puertas de un infierno que tú, ¡pobre florentino!,

no pudiste siquiera imaginar.

Esto es otra cosa… ¿cómo te diré?

¡Mira! Éste es un lugar donde no se puede tocar el violín.

Aquí se rompen las cuerdas de todos los violines del mundo.

¿Me habéis entendido poetas infernales?

Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud…

¡Hablad más bajo!

¡Tocad más bajo! ¡Chist!

¡¡Callaos!!

Yo también soy un gran violinista…

y he tocado en el infierno muchas veces…

Pero ahora, aquí…

rompo mi violín… y me callo.

Read Full Post »