Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 enero 2009

yo no sufro por nadie

quiero deciros
yo no sufro por nadie

la venda puede contener
azufre

la lágrima puede empujar
más hondo

me dijeron que nunca nadie
se salvó bebiendo
la vida
despacio

y tenía un vaso en la cabeza
un vaso de vino íntegro
en la frente

y ahora a mentir por las calles
lanzando piedras
rompiendo soles

las paredes pasarán página
un día

yo no puedo
preocuparme
tarde

Read Full Post »

la cama

La cama pesa
demasiado poco.
Los kilómetros
se apostan a los lados
de la ruta indistinguible.
Venden ampollas,
heriditas de uña,
calambres tiernos,
zancos de sangre,
penas, al fin,
al por menor.

El kilómetro de acá
vende siempre
más barato
que el de allá
-necesidad de santo.

La cama y la doncella
y la cama y la muerta
y ninguna durmiendo
y la una
en el sueño
de la otra
y las dos soñando
ser la otra
y las dos durmiendo
el sueño
de la otra

La cama tiene
uñas de pájaro,
retiene lo sensible,
libera la nostalgia
de uno mismo.

La cama tiene
branquias largas
como cortinas.
Hay quien duerme
en alto el sueño
de quien sueña
en bajo.

A partir
de un lugar
los puestecitos
de terrores finalizan.
Entonces le digo adiós.
Le digo adiós
a la comitiva
y permanezco quieto.
Le digo adiós a ella,
a la cama,
a la que duerme.

Y la muerta me mira
una vez más,
desconfiada,
desde el sueño
de ella.

Read Full Post »

Lector

el ser extraño desconvoca
formas

¿oscurecer la pezuña
o sonreír descalzo?

El oído ajustado para pedir
quiere leerme las venas

¿pero a qué precio?

aquí hay una gran atención
por que se mate
pronto

Read Full Post »

clave

Aquí

la clave

Al pájaro
se
le
cortan
las notas
en cinco hilos

Ahí

la sangre desafina

el vaso lleva dentro
la garganta

Decir el
poema

Romper la
clave

Aplastar el
corazón

Ruido

Read Full Post »

Segunda parte de la magnífica intervención de Roberto Fontanarrosa en el III Congreso Internacional de la Lengua Española.

Read Full Post »

Rosario. Argentina. Noviembre de 2004. III Congreso Internacional de la Lengua Española.

Inauguración a cargo de Su Majestad el Rey don Juan Carlos I, Rey de España.

Día 20 del mismo mes, Mesa redonda: “Español internacional e internacionalización del español”. Moderador: José Claudio Escribano. Ponentes: Francisco de Bergia, Alfredo Bryce Echenique, Juan Luis Cebrián, Federico Reyes Heroles, Julio María Sanguinetti y… he aquí lo inesperado… Roberto Fontanarrosa.

¿Un humorista gráfico? ¿Un humorista gráfico en un acto sobre la globalización interdisciplinar de la lengua española?

Afortunadamente, sí -sin desmerecer las intervenciones del resto de ponentes-, un humorista gráfico.

Una de las intervenciones más sorprendentes que recuerdo, cuyo efecto fue devolver a todos los asistentes el carácter constantemente alterado que impone nuestra lengua.

Homenaje a un grande, Roberto Fontanarrosa, “El negro”. Gracias por tu humor y sabiduría.

Read Full Post »

diferencias

todo lo más,
hizo un menos minúsculo
y le regaló a su amante
su menos grande

Menos mal hicieron
hablando
cuando la diferencia
dejó hablar

Read Full Post »

el clavo

Clavo goloso,
se entretiene revisando
el sexo entre dientes,
da hierro,
hortaliza magnética.

El niño gordo mastica
ante el ataúd.

Antes sólo comía alpiste.
Ahora come lo que come
aquello que comía.

Niño gordo, escupe el clavo,
escupe lo que habrá de comerte

y deja la caja tranquila.

Read Full Post »

los otros nombres

He creido conveniente y hasta divertido el hacer un homenaje a todos aquellos nombres que no fueron elegidos para titular este blog, del mismo modo que se realizó con Sublevación de Antonio Gamoneda.

Hay algo peor a reunir una buena variedad de nombres, con el tiempo que ello conlleva, para tomar la decisión final. Y es el hecho de convertirse en un procrastinador profesional que, presa de un estado excepcional de sublimación metafísica, desea que sea el nombre quien lo elija a él -cualquier cosa antes que resolver.

Así que la mejor forma de vencer esa resistencia es poner fecha al trabajo. Es decir, posicionarse desde el recuerdo de nuestra condición mortal. Entonces todo aquello que parecía de una importancia trascendental antes de decidirse a realizar el trabajo, vease: ordenación de calcetines, limpieza de la mesa, peinarse con la raya del otro lado, etc., libera su carga y el objetivo gana perspectiva e intensidad.

Aquí van algunos de los los ex-candidatos. En futuras entradas daré cuenta de todos ellos:

Preferiría no hacerlo. Palabrita de Bartleby el escribiente, de Herman Melville.

Mecanocántico. Título de dos poemas de mi libro Poemas para Kafka.

La Maldita. El título de mi último poemario hasta la fecha.

Bosque submarino. Resonaba en mis oídos como uno de los versos de La casa encendida, de Luis Rosales, pero en realidad el verso exacto es: un bosque ardiendo bajo el mar desnudo.

Gorrión anémico. Para aquellos que me conocen personalmente (sin comentarios).

Marea blanca marea negra. Extraño encuentro entre el Piedra negra sobre una piedra blanca de César Vallejo, Un camino a través del aire de Ray Bradbury y uno de mis poemas.

Lluvia de paraguas. Lo leí no sé dónde, me gustó la imagen de alguien muerto bajo una tormenta de aquello que debe protegernos, en lugar de herirnos.

Adios Molinari!. Creí que se trataba de uno de los versos finales de Tabaquería, de Fernando Pessoa. Después descubrí que en realidad el verso dice Adios Esteves!. Si alguien puede indicarme la existencia de algún Molinari memorable, se lo agradeceré en el alma. Esta es la clase de misterios que me quitan el sueño.

Read Full Post »

philip se sacó la camisa servil
llena de tardes de oficina y sonrisas al jefe
y asesinatos de su niño románticamente hablando
su niño operado cortado transplantado injertado
de bucólicas primaveras y Ginger Street volando alto verdadera
en la tarde de agosto gris

se quedó en pecho philip y cuando
se quedó en pecho hizo el recuento feliz de cuando:
le sacó la lengua al maestro (a espaldas del maestro)
le hizo la higa a la patria potestad (a espaldas de la patria potestad)
formó cuernitos con la mano contra toda invasión maternal (a espaldas
de toda invasión maternal)
se burló del ejército la iglesia (a espaldas del ejército la
iglesia)
en general de cuando
ejerció su rebelde corazón (dentro de lo posible)
fortificó sus entretelas acostumbradas al vuelo (siempre que el tiempo
lo permita)
engañó a su mujer (con permiso)
philip era glorioso en esas noches de whisky y hasta vino
exóticamente consumido con referencias a la costa del sol
una palabra encantadora lo retenía semanas y semanas a su alrededor
sol por ejemplo
o sol digamos
o la palabra sol
como si philip buscara lejos de la sociedad industrial
fuentes de luz fuentes de sombra fuentes

qué coraje hablar del sol

como suele ocurrir philip murió
una tarde lenta amarilla buena callada en los tejados
no hablaremos de cómo lo lloró su mujer (a sus espaldas)
o el ejército la iglesia ( a sus espaldas
o el mundo en particular y en general súbitamente de espaldas:
su viuda le plantó un arbolito sobre la tumba en Cincinnati
que creció bendecido por los jugos del cielo
y también se curvó

y si alguien piensa que lo triste es la vida de philip
fíjese en el arbolito le ruego
fíjese en el arbolito por favor

hay varias formas de ser mejor dicho
muchas formas de ser:
llamarse Hughes
hablar arameo mojarlo con té
estallar contra la tristeza del mundo
pero a ustedes les pido que se fijen
en el curvado arbolito
tiernamente inclinado sobre philip
su pecho en pena en piel como se dice

ni un pajarito nunca
cantó o lloró sobre ese árbol
verde todo inclinado
inclinado

Read Full Post »

Older Posts »